Tendencias en el mundo de la Smart Factory: hacia una máquina inteligente

En los tiempos que corren, pensar en un plazo de cinco años da francamente vértigo. Parece evidente que no podemos mirar hacia otro lado y quedarnos a la espera de que los desarrollos y las innovaciones nos vengan dados por otros. La competencia no se detiene y es esencial en este momento ser capaz de predecir cual será el rol y el comportamiento de los diferentes actores en la transformación digital de la industria (máquinas, software, plataformas, protocolos de comunicación) para marcar la línea y conseguir liderar el cambio que tenemos frente a nosotros.

Más información

De cómo el machine learning revolucionará la forma de fabricar

Pensemos por un momento en el alto volumen de datos que generamos las empresas. Datos de clientes, proveedores, productividad, recursos humanos… Información que, en muchas ocasiones, no está integrada en todos los departamentos del negocio por lo que no se tiene visión de conjunto o, lo que es peor, no está ni siquiera digitalizada. Ambas debilidades ralentizan la toma de decisiones y/o pueden dar lugar a decisiones erróneas. Y en este nuevo ecosistema digital, los datos son la materia prima de la Industria 4.0.

Más información

Hoja de ruta para digitalizar tu fábrica

Conferencias, foros, artículos… Sea cual sea el espacio, en todos ellos se habla, una y otra vez, sobre las bondades de digitalizar una fábrica. Queremos ser más productivos, más eficientes en costes, generadores de empleo de calidad, todo esto es formidable, pero… cómo lo traslado a mi negocio, cómo lo implemento en mi planta. ¿Me pongo a comprar robots? ¿A poner sensores por doquier? No es importante analizar todas las nuevas tecnologías, lo importante es que veamos todo de forma conjunta y cómo impacta esto en mi negocio.

Más información

El cambio que viene para quedarse

El cambio como nueva constante es la tónica en el mundo actual. No nos queda otra ante la transformación digital que estamos viviendo y protagonizando en y desde las empresas. Porque, tal y como se ha demostrado a lo largo de la historia, toda revolución industrial implica una profunda reconversión del mercado laboral. Un desafío para el que empresa y trabajador tienen que estar preparados. Unos, para retener y atraer talento; otros, para adaptarse y formarse en nuevas habilidades digitales.

Más información